LA MANADA DE MANRESA

Como os decía en mis rrss, es obligación, casi ética, de quienes tenemos una mínima idea de Derecho, explicar nuestras razones de manera clara y veraz. De nada sirven los tecnicismos y palabros si lo que quiere es justificarse una lucha, una meta, un fin, porque solo te va a entender el 5% de tu comunidad. Aplíquese esto a Derecho, Medicina, Psicología, Feminismo y Género, Política, Economía etc. Tenemos que hacernos entender si no, la lucha, la razón de nuestros esfuerzos por cambiar lo establecido y mejorarlo pierde todo su sentido. Y si no cuestionásemos lo establecido, si no criticásemos las sentencias, las leyes, las actuaciones políticas, médicas, o de cualquier índole, y tratásemos de mostrar y demostrar que se puede ir a mejor, seguiríamos en la Edad Media con la quema de brujas. Por lo tanto, tenemos que dejar de querer parecer eruditos/as con palabrejas que no todo el mundo tiene por qué entender y hemos de seguir cuestionando con fundamentación los errores y atropellos que cada día se cometen, en el caso que me ocupa, con las niñas y las mujeres, centrando la crítica en nuestro país. Tampoco sirve de nada copiar y pegar los artículos del CP con respecto a los delitos sexuales, o hablar de principios de Derecho que son de primero o segundo de carrera. Hay que ir a la raíz del problema (que siempre digo que la superficialidad no nos lleva a ningún sitio), explicarlo de forma comprensible para todos/as, razonar nuestras exigencias y cuestionar lo establecido.

Voy a tratar de aclarar antes de nada la diferencia entre los delitos sexuales que se manejan bajo el super conocido hashtag #noesabusoesviolación

Abuso es un delito sexual que implica SIEMPRE FALTA DE CONSENTIMIENTO DE LA VÍCTIMA, es que si no, no hay delito, obviamente. Son, pues actos no consentidos que atentan contra la libertad sexual de personas que se hallan privadas de sentido (o de cuyo trastorno mental se abusa), así como actos que se cometen anulando la voluntad de la víctima mediante el uso de fármacos o drogas y/o actos que se llevan a cabo prevaliéndose el responsable de una situación de superioridad manifiesta que coarte la libertad de la víctima. ESTO ES UN ABUSO. Si este abuso ADEMÁS consiste en la penetración o “acceso carnal” que es como lo denomina el CP, la pena puede llegar hasta los 10 años. Pues bien, cuando los Juzgados condenan por abuso con una pena que se acerca a estos 10 años a una piara, como en el caso de la de Manresa, no es que no estén creyendo a la víctima. Sí están creyendo que no hubiera consentimiento y sí están creyendo que la penetraran prevaleciéndose de su superioridad y de la vulnerabilidad de la víctima. Esto tiene que quedar claro. PERO NO INTERPRETAN NI VEN PROBADO EL USO DE VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN. Y AQUÍ ESTÁ EL PROBLEMA, LA CUESTIÓN, EL DEBATE, LA LUCHA. En este caso de Manresa, al ser la víctima menor de edad, que lo hace un poco especial, pero no vamos a entrar en eso, porque no es objeto de lo que quiero explicar.

Por otro lado, agresión sexual es el acto que atenta contra la libertad sexual de otra persona utilizando violencia o intimidación. Diríamos que es el abuso pero con violencia o intimidación. Ésas que no se interpretan ni se ven probadas en multitud de ocasiones, pero que sí existen y subyacen a muchos de los actos condenados. Pues bien, si esta agresión violenta o intimidatoria consiste además en la penetración vaginal, anal o bucal, pues la pena puede llegar hasta 15 años. Y ES LO QUE SE DENOMINA VIOLACIÓN, el culmen de los delitos sexuales. Para alcanzar estos 15 años existen determinadas circunstancias establecidas: que la violencia o intimidación ejercidas revistan un carácter particularmente degradante o vejatorio, que los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas o cuando la víctima sea especialmente vulnerable, por razón de su edad, enfermedad, discapacidad o situación.

Por lo tanto, ¿qué diferencia realmente el abuso de la violación?

¿Que haya o no consentimiento? NO, NUNCA HAY CONSENTIMIENTO, DE AHÍ QUE EXISTA DELITO Y CONDENA.

¿Que haya o no penetración? NO TIENE POR QUÉ, EL ABUSO PUEDE CONLLEVAR PENETRACIÓN Y POR ELLO LAS PENAS A VECES SON ELEVADAS.

¿Que se cometa por varios agresores? NO, EL ABUSO PUEDE COMETERSE POR UNA O VARIAS PERSONAS.

¿Qué entonces diferencia el abuso de la violación? PUES, EL USO O NO USO DE VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN. Y aquí está todo el meollo de la cuestión.

Qué se entienda por violencia o intimidación es la cuestión. En la sentencia de la Manada de Pamplona no se entendió que existieran. Sin embargo, el TS y una acertadísima Fiscal estimaron que la intimidación era clara ya que la víctima no tenía opción de defensa alguna frente a la superioridad numérica de los agresores, por el acorralamiento sufrido, por la diferencia de edad, por el estado de shock y porque quedarse quieta muerta de miedo es síntoma de intimidación. Exigir acciones heroícas a las víctimas para defenderse y así arriesgarse a una violencia física aún más extrema es machista, patriarcal y cruel.

Tratados Internacionales, como el Convenio de Estambul, vienen exigiendo desde hace años la modificación de nuestro CP en este sentido, existe un compromiso adquirido por España al respecto: la penetración per se, en sí misma ya ES VIOLENCIA. NO se necesita más, hay que acabar con el tipo penal del abuso tal como está ahora mismo contemplado. Si no hay consentimiento, la penetración en cualquiera de sus formas, es violencia, no se necesita más. Pero en España no ha habido voluntad para llevar a cabo dicha modificación, y no la hay porque la protección de los derechos sexuales de las niñas y las mujeres nunca ha sido una prioridad en la Historia de la Humanidad. Cuando existe voluntad, en España se modifica lo que haga falta. Lo vimos con la modificación de la CE para que la actual Princesa de Asturias pudiera ser Reina algún día. Lo hemos visto este mismo año a golpe de Decretazo ampliando los permisos de paternidad y modificando el ET en muchos otros aspectos. Por lo tanto, cabe interpretar que no hay voluntad de acatar compromisos internacionales que España tiene adquiridos con respecto a la modificación de la tipificación de los delitos sexuales. ¿Me explico?

Mientras llega y no llega la más que exigida modificación legislativa (que evite dejar en manos de la interpretación y la actividad probatoria el hecho de si una penetración ha conllevado o no violencia o intimidación) exigida como decía por juristas, asociaciones de jueces y juezas, asociaciones feministas etc son los magistrados, jueces y fiscales quienes tienen el deber de aplicar una perspectiva actual, igualitaria y feminista a estos casos extremosos. Porque es más. En esta sentencia de Manresa, dos de los implicados quedan absueltos. Uno de ellos queda absuelto tras haberse masturbado viéndolo todo sin cumplir con su deber de socorro y auxilio que todos/as tenemos. Se le absuelve según la propia sentencia, porque nada podía hacer frente a tanta bestia suelta, es decir, se vio intimidado, y ésta es precisamente la razón de su absolución. Sin embargo, la tabla no es la misma para la chica, penetrada por varios hombres, semi inconsciente, sin defensa alguna, siendo solo una niña de 14 años… aquí no se ha interpretado la existencia de violencia o intimidación porque según los juzgadores al estar prácticamente inconsciente NO HIZO FALTA USAR DICHA VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN. Horror. ¿De verdad que no se aprecia violencia o intimidación en el hecho de que varios hombres accedan a tu cuerpo por turnos establecidos como si fueras una muñeca mientras tú estás indefensa, borracha y medio drogada convirtiéndote además en un espectáculo para que otros puedan acceder a ti si quieren o puedan masturbarse mirando?

Como digo, es obligación de los juzgadores interpretar conforme a una perspectiva actual, igualitaria y feminista unos hechos tan deleznables. Y ¿por qué es tan importante que lo hagan? ¿Por imponer el mayor número de años de pena? Evidentemente sí, pero también por otros motivos incluso más importantes que la horquilla de 2 o 3 años que puede separar una interpretación de la otra: POR RESARCIR MORAL O EMOCIONALMENTE A LA VÍCTIMA. Sus agresores SON VIOLADORES VIOLENTOS. No son abusadores. Decirle a una niña de 14 años que no fue violada, sino que como iba borracha y con unos porros fumados, pues solo abusaron de ella ,es volver a victimizarla. Es una vergüenza de sentencia, una crueldad intolerable a estas alturas del 2019 con unos compromisos adquiridos por España en cuanto a erradicar toda violencia contra las niñas y mujeres. Es deleznable el abandono institucional que tras la violencia sufrida debe estar sintiendo esta niña.

No esperamos de los juzgadores decisiones imposibles, pero sí decisiones comprometidas con la erradicación de la violencia contra la mujer en todas sus formas como marcan nuestros compromisos internacionales y que les vinculan en sus fallos, interpretando los hechos bajo el paragüas de la perspectiva de género o feminista que no es más que la que se nos impone. No se trata de 3 o 4 años más de pena de privación de libertad, se trata de resarcir a las víctimas, de llamar por su nombre a cada cosa: UNA PENETRACIÓN NO CONSENTIDA ES VIOLENCIA EN SÍ MISMA porque es un acto no consentido en el que una o varias personas introducen miembros de su propio cuerpo u objetos extraños en el cuerpo de otra persona vaginal, anal u oralmente. Y la intimidación debería darse automáticamente si hablamos de varios agresores frente a una niña de 14 años, sin necesidad de exigir nada más, PORQUE LA VIOLENCIA SE HA DE VALORAR EN LA/S PERSONA/S DE LOS AGRESORES ÚNICAMENTE, NO EN LA ACTITUD DE LA VÍCTIMA (JAMÁS). Según esta sentencia, arrastrar a una niña medio borracha y «emporrada» hasta un descampado para violarla por turnos, ofrecerla para que otros lo hagan si les apetece o se masturben mirando a modo de espectáculo porno: NO ES VIOLENCIA, NO ES VIOLACIÓN.

Con estas sentencias, pues no me extraña que se den tantos abusos, agresiones y violaciones sin denunciar en España. ¿Para qué pasar un calvario? ¿Para que luego unos cuantos apotronados te digan que bebiste más de la cuenta, te fumaste o te dieron a fumar un par de porros, y que como no te estabas dando cuenta, pues no te violaron, solo abusaron de ti? Las palabras importan, queridas y queridos, importan y han hecho mucho daños a las niñas y mujeres a lo largo de toda nuestra Historia. Pero como dice la inteligente Mafalda: «Claro, lo malo es que la mujer en vez de jugar un papel, ha jugado un trapo en la historia de la Humanidad».

Y así, entre el Legislativo que nunca encuentra el momento y el acuerdo para reformar el CP (cuando sí encuentra razones súper importantes y urgentes para otras reformas cuyo bien jurídico a proteger no se acerca ni de lejos al que aquí se está tratando de proteger), las sentencias que nos vuelven a dejar sin bragas y expuestas ante las piaras y, cierta parte de la sociedad que se empeña en seguir ciega, sorda y muda, así nos va, quedando unas cuantas como locas del coño, feminanzis y demás calificativos ingeniosos con los que nos solemos topar.

Y ahora, espero vuestras opiniones aquí o en las rrss…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *