GRACIAS

2020 empezó como empiezan todos los años: familia, trabajo, formaciones… Pero llegó Marzo con sus propios planes: covid, confinamiento, abogacía servicio esencial, un no conciliar permanente, Directos y Webinars, teletrabajo, BOES, hospitales, miedo, sobreinformación… Nos acostumbramos a palabras que jamás habíamos usado con tanta normalidad: pandemia, toques de queda, desescaladas… Y todo se nos puso del revés. Recuerdo vivir días duros en los que creí no tener fuerzas para seguir con mi labor, con mi trabajo. Me tuve que permitir parar muchas veces y abrazar sin más la tristeza. Sin embargo, aquí estamos, contra viento y marea, aquí estamos.

Escribió Bruyére, que solo un exceso es recomendable en el mundo: la gratitud. Y así lo siento después de este año exhausto en el que muchos y muchas hemos sufrido de cerca la enfermedad y visto cómo morían familiares, amigos, pacientes, clientes (en nuestro caso…)

Las tragedias, el colapso y la incertidumbre pesan y yo misma no he podido estar a la altura de la urgencia y premura que mi trabajo exige. Pido disculpas por cada mensaje, llamada y correo no atendidos a tiempo, por no haber podido acompañar a mis familias como suelo por tener energía solo para lo urgente. Sin vuestra comprensión, no hubiera podido conseguir llegar hasta aquí. Millones de Gracias.

Agradezco a compañeros y compañeras que me han prestado ayuda y me han sostenido en los días en los que yo no podía. Mención especial a todas/os ellas/os porque este año no hemos descansado ni serenado y hemos dado nuestro tiempo, ayuda y trabajo por encima de todas nuestras posibilidades físicas y emocionales para acompañar a miles y miles de familias, asociaciones, agrupaciones, empresas etc. Hemos sido miles de abogados/as contagiados/as en nuestras guardias, en vistas… por falta de recursos en Justicia, contagiados/as de los que nadie habla. Contra viento y marea, con el #abogacíaconcilia a cuestas, con un Ministerio vulnerando nuestros derechos y en multitud de ocasiones, siempre a la sombra. Fuimos servicio esencial desde la declaración del Estado de Alarma, que nadie lo olvide. Estoy tan orgullosa de vosotros/as… ⚖🖤💪

Agradezco a todas las mujeres que me acompañan en mi camino y de una forma u otra me han cogido de la mano para seguir, incluso desde la distancia y me han sanado a base de risas y palabras.

Del 2020 hemos aprendido todo lo que podíamos, ahora tenemos que dejarlo ir y bajar del carrusel que ha supuesto en nuestras vidas. Gratitud y Humanismo nos ayudarán a compensar las adversidades y serán la luz en el camino.

A todos y a todas, GRACIAS, por haberme traído hasta aquí.

Espero que os guste el vídeo de agradecimiento. Espero que el 2021 venga cargado de razones para que todos y todas podamos seguir caminando, sonreir, abrazar y bailar!

Emilia de Sousa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *