DERECHOS DE LOS PACIENTES

Os dejamos hoy este post porque quisiéramos aclarar algo que nos parece importante y que nos han preguntado algunas familias cuando nos consultan on-line o nos piden cita porque creen haber sufrido alguna negligencia médica.

 A la pregunta de “¿Con qué Asociación de Defensa del Paciente trabajáis?” respondemos: CON NINGUNA.

Si investigáis un poco esta nuestra web os quedará todo más claro.

Determinadas circunstancias personales nos llevaron a conocer de cerca lo que supone una negligencia y aprender a convivir con multitud de sentimientos, emociones, frustraciones, satisfacciones que no sabíamos ni que existían. El camino hasta la aceptación de una situación derivada de una negligencia médica es duro y se agradece mucho la compañía de profesionales de todos los ámbitos que sean consecuentes con la misma. Una vez dentro de este tipo de problema, que atraviesa todas las facetas de tu vida, la presión que ciertos profesionales (por desconocimiento, seguramente)  ejercen en las familias no ayuda nada, más bien al contrario. Se refiera dicha presión a demandar, a someterse a un nuevo tratamiento destinado a solucionar el problema o de cualquier otra índole.

Pues bien, después de aquel momento en que tuvimos contacto personal o familiar directo con la negligencia, y después de mucho meditar, valorar, sopesar, vino el resto: la especialización en torno a las negligencias médicas en general, y el activismo, la lucha y la divulgación de los derechos en los partos; y esta forma de trabajar basada en valores, en el ejercicio consciente y responsable de nuestra profesión, en alinearnos y empatizar al 100% con las familias que son quienes nos buscan, nos encuentran y nos eligen al ritmo que necesitan y requieren para su bienestar.

Trabajamos con Asociaciones, eso sí, pero en torno a la Maternidad, al Parto, o a la Discapacidad. Podéis encontrar un par de ellas (a falta de actualizar el listado) en nuestra pestaña de Empresas Amigas. Impartimos talleres y charlas informativas sobre los Derechos en el Parto (donde desgraciadamente nos movemos mucho ya que son incontables las malas praxis en la Obstetricia y Ginecología). Estos talleres y sesiones van encaminados a divulgar los derechos en el parto: para prevenir en la medida de lo posible complicaciones o situaciones no deseadas y para conseguir que poco a poco todos los protocolos médicos se re-dirijan hacia un parto respetado, humanizado y del que se adueñe únicamente la mujer.

Y colaboramos con profesionales tales como Psicólogas gestacionales y perinatales o Matronas.

Asesoramos a nuestras familias en todo lo que necesiten en su día a día: en cuanto a la negligencia por supuesto, pero también en lo referente a lo laboral, discapacidad, separaciones… Porque la evolución de las negligencias más graves en cuanto a estructura familiar, relaciones sociales y laborales, etc está más que estudiada, y está comprobado, que a veces todo se vuelve un efecto dominó. Con lo que a veces una misma familia que nos ha pedido ayuda en cuanto a los temas médicos, más adelante necesita de nuestras abogadas para temas laborales, para solicitar discapacidades o, bastante a menudo, por motivos de divorcio o separaciones. Y de todo esto somos muy conscientes y es máximo el RESPETO hacia la privacidad, la intimidad y la delicada situación que se vive en el seno familiar ante negligencias graves.

Por todo ello, no pertenecemos a ninguna asociación de defensa del paciente (hay varias con distintos nombres), porque tenemos nuestra singular forma de entender este tipo de “situaciones desgraciadas” y no siempre compartimos otras formas más mediáticas, populares o comerciales de llevar a cabo esta labor (todo esto desde el máximo respeto al resto de compañeros que sí trabajan con dichas agrupaciones).

Todas nuestras abogadas están perfectamente preparadas para afrontar de manera transversal una negligencia médica y cada una de las consecuencias que pueda conllevar, especialmente, como decimos, en negligencias con resultados muy graves donde la vida de toda la familia da un giro inesperado. Y por eso mismo, colaboramos con profesionales (psicólogas, matronas, pediatras, etc) que también se hacen cargo del compromiso emocional que suponen estos temas y los tratan con absoluta discreción.

Os invitamos a ojear mejor nuestra web y a consultarnos todas vuestras dudas sin compromiso a través de nuestro móvil de contacto o correo electrónico. Tienes derechos como paciente y es tu obligación conocerlos antes de cualquier contacto sanitario (si eso es posible, lógicamente), porque este conocimiento es fundamental para la prevención, para el empoderamiento, para cuestionar y exigir una explicación de todo aquello que creas conveniente. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *